Seguidores

martes, 15 de enero de 2013

Cambio de planes

Llegó un día en el que ya no tenía fuerzas y desconecté. El corazón no quería correr sino trotar y evadirse. Y las ganas daban para salir sin pedirme nada y disfrutar de cada día.

Algo se había ido y ya no estaba. No puedo explicarlo bien, pero por cerca que estuvieran esos objetivos de carreras rápidas, ya no tenía sentido.
No sólo eso, mi cabeza los hacía inalcanzables.

Y corrí, y corrí y me fui curando poco a poco. Y seguí desconectado hasta saber que algo volvía a nacer. Tendré que alimentarlo porque todavía no es fuerte pero ya puedo buscar otra vez un objetivo.

He empezado a preparar otra maratón. Otra vez Madrid. Otra vez le pediré a mi corazón un poquito más y otra vez os lo podré ir contando. Paso a paso. Como vosotros y yo sabemos.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Adios.

Recuerdo haber dicho que lo más duro de correr treinta kilómetros es tener que pasear el perro al llegar. No era verdad.

Ocurre a veces que no sabemos valorar las cosas hasta que las perdemos. Lo más duro es volver a casa y no tener un perro que pasear.

Muchas veces he puesto fotos de animales pero esta vez el de la izquierda es el mío. Genghis fue, hasta este Viernes, mi compañero durante doce años.

No pinta mucho en un blog de corredores porque nunca se ha visto un perro que corriera menos. Hubo una época que me lo llevaba al parque a hacer cuestas. Se  acostaba en la mitad para verme subir y bajar. A la vuelta, aún así, lo tenía que esperar.
Así que mi perro corredor se quedó en parte en una carga. ¿Cuántas veces habré renegado cuando llegaba a casa agotado y me recibía con esa cara de ya era hora?.

Pero la vida te da lecciones. La soledad y la angustia que siento ahora son prueba de ello.  Llegar a casa después de correr ya nunca será lo mismo.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Canillejas 2012. Una crónica

Presumo de ser un corredor regular que sabe perfectamente como va sin necesitar ver el reloj. Hasta hoy.

La carrera se presentaba bien. Hace un mes 43´32´´ en la dura carrera del CSIC, hace quince días 43´05´´en la llana Getafe. El día perfecto, trece grados y ligeramente nublado. El peso controlado, un kilo menos que en Getafe. Bien descansado y con la moral alta.

En la salida me encuentro con Jaime y con Charly y con este último caliento durante un rato que se me hace largo.Y es que las once y media es casi un poco tarde para correr.

La carrera empieza y salgo adelantando mucha gente buscando mi hueco. No es hasta el segundo kilómetro que lo encuentro pero no pierdo tiempo. El de salida es favorable y siento que vuelo. Del segundo al tercero el terreno pica hacia arriba. Alargo la zancada y sigo pasando gente. Me siento fuerte, bien, quizás un poco rápido pero creo que aguantaré.
En el parque de arcentales adelanto a gente que nunca había adelantado. En mi cabeza se empieza a dibujar una marca estupenda. El sexto se las trae. Cuesta arriba pero no me desanimo porque se que al dar la curva viene la bajada hasta meta.

En la bajada zancada larga y sigo pasando gente. Estoy convencido que haré un gran tiempo. Se sufre al final pero el premio esta cerca. Ya se ve la meta. Me acerco y miro el reloj por primera vez. ¿Qué dice?. No puede ser. Cruzo la meta en 43´ 37´´. El peor tiempo del año.

¿Qué ha pasado?. Pues no lo sé. tengo referencias de otros años y este recorrido siempre había sido sensiblemente más rápido que el CSIC o Canillejas. Lo curioso es que las sensaciones de otros corredores eran parecidas. Charly que iba para bajar de 42 llegaba 20 segundos antes que yo. Me voy a casa pensativo, extrañado. ¿Estoy tan lejos del sub 43?. Las respuestas se las dejaremos a los de Fringe.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Secuestrado

Me han secuestrado.
Escribo estas lineas desde un blog con vistas dinámicas que es la única forma que he encontrado para que no salga disparado a la página del secuestrador.

Si no estuviera así configurado mi blog se direccionaría a una página que se llama blogspot-ping.com.

Errores del pasado. En algún momento añadí un código malicioso a mi configuración. He intentado librarme de él y al principio pareció fácil. Allí estaba. Visible y claro, seguro de si mismo. Así que borre la dirección maldita y ... nada.

Así que me he decidido a pedir ayuda a los ancianos. Seamos claros: No estoy pidiendo el rescate. Esta palabra se ha jodido mucho desde el cuento de caperucita. Pero si alguien sabe como librarme del amigo indeseable se lo agredezco. ¡Liberar a Risco!.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Carrera Popular ciudad de Getafe 2012. Una crónica pasada por agua

El pronóstico del tiempo acertó. Llovió y llovió:  cuando me levanté, en el coche (menudas balsas de agua), cuando llegué a Getafe y, sólo paró durante un par de kilómetros de la carrera.

Así que no pintaba muy bien la cosa mientras esperaba yo solo (Rafa y Jaime no pudieron venir) en la grada del estadio.

La organización me ha gustado mucho. Si hace un par de años quedé muy descontento con aquella carrera donde no encontrábamos la salida, creo que ahora  esta carrera se merece el volver a ir subiendo en número de participantes.

No está masificada (no seríamos más de mil), es muy cómodo salir y llegar a un estadio y el circuito es casi completamente llano y perfectamente medido y señalizado. De hecho lo han cambiado y ahora ya no se sube la cuesta del puente de la M40. Mucho mejor.

 No pensé mucho en estrategias pero si decidí que para no darlo todo mejor me quedo en casa y no me mojo. Si vamos a correr, corremos.

Así que, sin importar el chaparrón me dispongo a intentar acercarme a mi marca de 43´01´´. Me gusta eso de salir sin muchas aglomeraciones,  sin tener que ir adelantando a mucha gente mal colocada. Aunque como siempre alguno había.

En el primer kilómetro me hierve un poco la sangre. Las sensaciones son buenas y ya sé que voy a estar cerca. Lo paso (ahora lo sé) a 4´01´´ que es un poco rápido pero es que se baja un poco. El siguiente es el del ritmo de carrera, el de la posición encontrada y lo hago ya a 4´17´´. Giro en una rotonda y ligera subida por el sentido contrario. Hago los dos siguientes a 4´25´´ y ya no miro más el tiempo. Como otras veces es sólo correr y sufrir. Pero sabiendo siempre que el ritmo se puede soportar porque es el que marca el corazón.

Voy un poco despistado porque no me había fijado en el cambio de recorrido pero intento relajarme y los kilómetros van cayendo 4´17´´, 4´16´´,4´19´´, 4´21´´, 4´20´´ y en el último me pregunto si llegaré a bajar de marca. Veo el reloj y calculo que no pero que estaré cerca. Lo doy todo en la recta del estadio y, haciendo el último en 4´15´´, acabo en 43´06´´.

A sólo 5 segundos de mi mmp que por ahora tendrá que esperar. Ya había calculado que estaría muy cerca ( me salía a 43´01´´ en la tabla) así que contento y pensando en Canillejas. Sobre si la lluvia me ha hecho ir más lento pues no lo sé, sinceramente era más continua que fuerte y no me molestó mucho. Creo que las cena de Hallowen sí que pudo marca más los cinco segundos que me faltaron.

Me ha gustado la carrera. Se merece mucho más.

jueves, 25 de octubre de 2012

Busco corredores para ayudar a una niña.

Hoy os quiero pedir algo.

Eugenia es una niña que tiene un problema. Como padre no se me ocurre nada más duro que ver sufrir a un hijo. No es díficil pensar en lo que seríamos capaces de hacer por los nuestros.

Su padre está buscando el apoyo del mundo de los corredores y ha creado éste blog para intentar conseguir vuestra ayuda.

Desde aquí os voy a pedir que lo visitéis y si es posible los ayudeis. Pero además me gustaría pedir a mis amigos bloggers que los difundais. Si os parece bien podéis copiar o contar está historia en vuestras páginas. Hoy puedes hacer algo bueno.

domingo, 21 de octubre de 2012

CSIC 2012. Veterano de mil batallas

La primera carrera de la temporada llegaba sin avisar. El que avisó fue Jaime que en un comentario me dijo que no me quedaban dos semanas sino una. Así de despistado estoy.

Mejor forma que otros años pero sin la puesta a punto previa. Así que mis cálculos eran hacer alrededor de los 44´15´de hace dos años.

Gran madrugón que la carrera es a las nueve y, todavía de noche, me encuentro con Jaime y Rafa. Calentamiento y, aunque salgo con Rafa (y con Tania que tuve el gusto de encontrar en la salida), cada uno a su ritmo que no estoy para seguir liebres.
 Bien colocados en las salida y aún así un primer kilómetro de esos de adelantar gente sin poder correr bien. Esta carrera pide unos cajones de salida. Algo que sé que complica y encarece pero con tanta gente, el que salga detrás, llega andando a la Castellana.

No era mi caso que salí a 4´07 y a 4´00 los dos primeros kilómetros. Y entonces llego el Flow. Algo que sólo se consigue tras muchas batallas. No es que no sufras, es que no importa. Sabes lo que queda, pero da igual. Solo es correr y sentir. Y sentir algo que mataría a más de uno pero que tu cerebro dice que conoce. El cuerpo se relaja y solo corre. Así, sin mirar el cronómetro, sabiendo que iba rápido y dando el máximo llego al final del viaje. No hay intermedios, no hay pensamientos, no hay detalles, no hay crónica; sólo es correr.

Y fue rápido. 43´33´´ con un perfil desfavorable pero no malo.
La tercera carrera más rápida que he corrido pero en terreno más duro. Un día estupendo para correr con unos maravillosos once grados.

A partir de ahora una carrera cada dos semanas. Próxima parada Getafe. Donde podría caer mi marca personal. La hoja de cálculo dice hoy que por un segundo.