Seguidores

lunes, 12 de octubre de 2009

El plan V. El caballo de Troya

Hay sistemas inmunológicos casi inflanqueables.
Pero hay virus astutos...

La semana pasada, uno entró en mi caballo de Troya, mi hija, con la que comparto el secreto de la defensa.
El virus, especialista en laringitis, estuvo haciendo prácticas militares una semana. Y dio el salto...

-El martes me lo llevé a correr 7 kilómetros a 4´57´´ con dos de calentamiento. No le gusto. Se
enfadó.
- El miércoles me amenazó con fiebre, con dolor de cabeza y de garganta. Nos quedamos en casa y me salté el entrenamiento.
- El Jueves tocaban cuestas. 5x 2 Minutos. No le gustó y me dejo sin voz.
- El Sábado 9 kilómetros a ritmo suave. Cansado y con dolor de garganta.
- Y, por fin el Domingo, 9 kilómetros con 3 de ellos de cuestas.
El virus decide que se va a tierras que se muevan menos.

19 comentarios:

  1. Mira que son pequeñitos pero qué fastidiosos. Menos mal que te moviste y lograste aburrirlo.

    ResponderEliminar
  2. Importante que hayas vencido. Yo soy partidario de siempre que no te deje en cama salir a correr.
    Enhorabuena por la semana.
    Ahora toca contraataque.

    ResponderEliminar
  3. ¿Tu hija no correría todo eso para sanar? Si es así, tarde vuelve a entrar el bichito, seguro que hasta lo habéis echado del edificio.

    ResponderEliminar
  4. Si es que no le has dejado en paz con razón se ha ido,habéis hecho buenso entrenos el virus y tu de todas formas.

    ResponderEliminar
  5. Madre mía, que fuerza de voluntad. Por cierto, gracias por tu aviso de las retransmisiones televisivas del finde. Vi ayer la maraton de Chicago, que pasada de carrera.

    ResponderEliminar
  6. Muy bien, a lo mejor nos hacen falta más virus de estos para que a la gente le dé por hacer deporte.

    ResponderEliminar
  7. Hola Risco, pudiste con el enemigo...bien hecho!!!

    Un saludo
    Quique

    ResponderEliminar
  8. Carallo Risco,a ver si te iba a poder un bichiño de mierda.Di que si ,que cuando te ataquen lo mejor es contraatacar.Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Siempre he pensado que eso de correr es algo muy terapéutico y curativo y tu caso personal me lo ha acabado de confirmar, un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Que mala suerte tengo yo colega, parecen que a mis si me quieren, y me meneo mas que una bicha jarta nueces.
    Saludos compañero.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro de que le hayas dado su merecido al virus ese ;)

    Por cierto, ¿me crucé contigo el otro día en el patio? Creo que saludé a un vecino con gafas de sol, niño/a y parienta, así casi sin levantar la vista y luego pensé que igual eras tú.

    ResponderEliminar
  12. No hay mejor defensa que un ataque...
    Slds

    ResponderEliminar
  13. Pues no está nada mal para estar jodidillo... Muchos ánimos y a seguir dándole caña, que en una de estas seguro que cae, seguro...

    A seguir desgastando suela, que vas bien. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Je, je, creo que el virus ha tenido que mutar para poder salir de tu cuerpo con el exorcismo que le has hecho...

    ...pobre del que pille ahora!

    Un saludo y a seguir así!!

    ResponderEliminar
  15. Eynar,
    Sí que era yo pero no me reconociste porque iba con mi identidad secreta y sin el traje de superheroe.

    ResponderEliminar
  16. pues si que le has dao meneo al bicho ese,normal que se fuera,yo hubiera echo lo mismo,¡que mareo!.un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Risco, a lo mejor es que a ese virus le gustó esto de correr y por eso salió corriendo.
    Ya puedes decir que has creado escuela.

    ¡A seguir bien!

    ResponderEliminar
  18. Risco, qué risa, es que así de Clark Kent no te había visto aún...

    ResponderEliminar
  19. Siento decirte que no has sido buen anfitrión, no se trantan así a las visitas, ese no vuelve.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

¿ERES UN ROBOT?
La verdad, molaría un montón. No sé, Bender, C3PO o el Asimo ese que parece gilipollas. Si eres un robot deja un comentario.
Si eres de esos que corren pues también. Eso sí, repite en alto FIRULILLO y TISSAPONDRIO