Seguidores

lunes, 26 de abril de 2010

Emociones, sentimientos y anécdotas.

Mientras escribía mi crónica, como buen veterano me he pedido el día de vacaciones, me he dado cuenta que, esta vez, el bosque no me estaba dejando ver bien los árboles.

Y está vez, lo importante son los árboles.

1) Me siento profundamente emocionado por la carrera de Pepe y Rafa.
Un corredor novel, todo corazón y que sabíamos que lo podía pasar mal. Y un corredor veterano, con 28 maratones en sus piernas que, medio lesionado, decide acompañar a Pepe desde la media.

Lo han conseguido y yo me considero enormemente afortunado de haber conocido a estos dos tíos. Estas son las cosas que me emocionan en este deporte. Me llega mucho más lo vuestro que un atleta profesional batiendo el record del mundo. Un abrazo fuerte a los dos.

2) Hace cinco años, siete días antes de nacer mi hija corrí la que hoy sigue siendo, cachis!!, mi mejor maratón. En esa carrera compartí unos kilómetros con una chica que participaba en la carrera con su padre y, atención, con su abuela.
Desde ese momento mi ilusión secreta es correr un día esta carrera con mi hija.
Ayer tuve la oportunidad, después de una carrera sin gloria pero sin pena, de acabar con ella los últimos doscientos metros.
Le cogí la mano, volví a trotar entre dolores, ahora que no me oye nadie diré que se me escapó una lagrimilla. Y en ese momento, a diez metros de la meta, me soltó la mano, me atacó en el sprint y pasó delante mía.

Según me comentó después, muy seria, si no te suelto la mano no te gano.
Me ha dicho que por eso no me han dado medalla y a ella sí.
Me deja ponerla con las mías siempre que la deje separada porque esa es suya.

3) Kilómetro 37. Estoy andando a 13 minutos el kilómetro. Un paso adelante y otro al lado.
Tengo un calambre en el hombro izquierdo que me está matando.
Y entonces me pasa Fara, que sin verme, creo ;-), dice: En este momento lo que hace falta es el compresor. No te digo yo que no.

38 comentarios:

  1. Emocionada entrada y de las de verdad. Lo de la lagrimilla a mí también me ha pasado corriendo, y justo eso, una lagrimilla y una emoción interior conmovedora... es lo que pasa por mezclar running con hijos y familia: te emocionas a flor de piel, pero es un sentimiento de felicidad absoluta, indescriptible y un gozo la verdad. Ojalá tu sueño se cumpla y yo también tengo ese sueño de algún día correr alguna carrera con mi hija a mi lado.

    Saludos desde la otra orilla

    ResponderEliminar
  2. Hola Risco, creo que has hecho la mejor cronica que se puede hacer, estoy contigo en que hay gente muy grande en esto y aprendes de ellos....

    Tengo una foto tuya muy guapa, si me escribes a quique.rx8@gmail.com te la mando....

    Un saludo crack
    Quique

    ResponderEliminar
  3. Dices tu de lagrimilla .... para eso corremos los tipos duros maratones para permitirnos llorar de vez en cuando.
    Juararía que te había hecho un comentario a tu anterior entrada, pero debo andar últimamente reñido con la informática.
    Impresionante lo que hicísteis ayer, mucho mérito. Me ha gustado tu entrada.

    ResponderEliminar
  4. Has terminado la carrera. Eso ya es importante! El calor ha hecho mucho daño (más que el hombre del mazo) y, aunque te haya costado un huevo, puedes sumar un maratón más a la lista.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Idiota!! Sí, así te lo digo. ¡¡Idiota!! Me has vuelto a hacer llorar. Otra vez llorando ¿te das cuennnnnnnnnn ?
    Joder, cómo sois.

    Te entiendo, te entiendo, te entiendo.
    Un grandísimo abrazo, Risco. No olvidaré el día de ayer mientras viva. No hace falta que lo jure, ¿no? Pues eso.

    ResponderEliminar
  6. Risco, estas son las cosas que hacen grande este deporte. Pasé la Media y veo a Rafa quien en vez de decirme adiós con la mano se viene corriendo, se me pone al lado y me pregunta que cómo voy. Que tipo tan grande, vaya corazón. Esas son las pequeñas cosas que voy a recordar para siempre, porque el cerebro es muy listo y olvida lo malo, por eso siempre se dice que cualquier tiempo pasado fue mejor, porque el cerebro sólo se acuerda de lo bueno del pasado. Sé que en unos años olvidaré todo el sufrimiento de ayer, igual que lo olvidarás tú. Verás la medalla de tu hija y recordarás sólo que lo conseguiste. Ese cerebro es el que tiró de tí ayer y te dijo que tú acabas o no entras en casa, porque eres maratoniano. Y prométeme que esto no va a quedar así, tenemos que vengarnos, tenemos que volver a darle a la maratón donde más le duele. Otoño es una época propicia para ello. Un placer de verdad haber conocido a tipos como tú.

    ResponderEliminar
  7. Fue precioso verte llegar con la peque, que es cierto, lo puedo ratificar, te sprintó en meta ;) jo con los genes

    Lo de pepe y rafa a mi casi me hizo llorar, me compensó todo

    Y a ver si vamos planeando nuevas carreras.

    Fye un placer charlar contigo tras la carrera. muchas gracias, amigo

    ResponderEliminar
  8. Lo primero era terminar, despues el tiempo lo de menos.
    Felicidades amigo.

    ResponderEliminar
  9. Riscooooooooo, tío grande eres, mecachis lástima no verte en la meta para darte un abrazo leches.
    Comparto todo lo que pones, y lo de la lagrima tranquilo es normal, yo entro todos los años con ellos (el mayor ya a mi lado compartiendo los últimos 12 desde el Km. 30, se me cae la baba), y la pequeña (15 ya), esperando en la meta con su madre, muchas maratones ya pero el entrar en meta con ellos me pone un nudo en la garganta, haga la marca que haga.
    Muchas gracias por la referencia a la carrera ha sido duro para que negarlo pero Pepe ya es maratoniano que era el objetivo.
    Un abrazo grande Risco y arriba esos animos

    ResponderEliminar
  10. Entrar con tu hija no tiene precio!
    Tenias razón cuando me lo comentabas en los rodajes de los domingos.
    Vaya palo lo del calor y los calambres. Por que fuiste corriendo con los hombros???
    En fin Risco, otra vez será ese intento de bajar la marca, no te preocupes.
    Por lo menos fuiste capaz de cruzar la meta y terminar el maratón dignamente!
    Un saludo y recuperate pronto!

    ResponderEliminar
  11. Mucho sentimiento. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  12. tús árboles tienen unas raices muy profundas, enhorabuena por el post.

    ResponderEliminar
  13. Joer, tío, qué crónica más bonita!!! Cada vez que leo vustras crónicas, más rabia me da no haberos visto ayer!!! Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Risco, antes que nada muchas felicidades por terminar esa durísima maratón y enhorabuena. Qué pena que muchos compañeros y amigos se quedaran por el camino y no pudieran terminar. Ahora a descansar que bien te lo mereces. Un fuerte y cordial saludo y a seguir así.

    ResponderEliminar
  15. Hola Risco, bonita entrada, te honra el ver los arboles sin ellos no habría bosque.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Preciosa crónica Risco. Tu si que eres grande. Guarda esa medalla de tu hija bien separada de las otras, porque tiene mérito, muchísimo mérito.

    Ahora quizás es demasiado temprano, pero pronto podrás valorar todo lo que nos ha enseñado este día tan duro. Eres un auténtico ganador. Felicidades.

    Y para lo de Pepe no hay palabras... yo llevo emocionado todo el fin de semana...

    Muchísimo ánimo. Y repito, felicidades, porque lo de ayer fue muy importante.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Gracias por esta crónica tan distinta y felicidades por acabar.

    ResponderEliminar
  18. Grandes sentimientos y que buena gente hay en este mundillo...

    ResponderEliminar
  19. Muy buena entrada Risco, al final con la que hay que quedarse es con la buena gente que hay en este mundo runneril.

    Enhorabuena por finalizar, definitvamente no era el día.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  20. Ese es el inicio de lo que será algún dia otro maratón. el que hagas de principio a fin con tu hija.
    Entonces serás un corredor pleno.
    Enhorabuena, Risco ;)

    ResponderEliminar
  21. Mucho antes de que la batalla empezara me tuve que parar, el tendón que tan solo había dado un ligero amago el jueves pasado no aguantó ni cuatro kilómetros y casi llegando el ocho yo no pude ni dar paso. De ahí a decir que ha sido un mal día hay un mundo. Un solo metro con vosotros vale más que, joder, ya estoy llorando otra vez.

    ResponderEliminar
  22. Joder con tu peque, sólo le falto ponerte la zancadilla.

    Te veo fuerte de ánimo Risco. Ayer demostraste que tienes una mentalidad digna de Chuck Norris.

    ResponderEliminar
  23. si al final lo que queda es eso, las emociones!

    ResponderEliminar
  24. Has descrito en tres pinceladas lo que fue el día de ayer. Totalmente de acuerdo lo importante fueron los árboles :-)

    ResponderEliminar
  25. RISCO, me quedo con la llegada con tu hija a meta...eso lo compensa todo amigo...fue una pena todo...pero bueno a levantar la cabeza, a recuperar y a subir el ánimo... me quedo con el detalle de llegada de Pepe y Rafa, ésto es el compañarismo que tenemos en este mundillo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Un placer leerte, ahora mismo estaba tirando el pañuelo de papel, pero un placer aun mayor ha sido verte en persona aunque hayan sido 5 escasos minutos.

    Un abrazo y muchas felicidades CAMPEON.

    ResponderEliminar
  27. Seguro que algún día puedes cumplir ese sueño. Enhorabuena, un beso grande campeón

    ResponderEliminar
  28. Tu hija, desde luego, promete
    Y tienes un gran coraje, te mereces resarcirte, y a buen seguro que lo harás
    Un abrazo
    JUAN

    ResponderEliminar
  29. Increible, como el mero hecho de correr da tanto a todos...tienes razon en lo que dices, yo tb me alegro a veces mas por los demas y por gente anonima.Que bueno!
    Enhorabuena por la carrera y por vivir asi!
    un saludo!

    ResponderEliminar
  30. Antes que nada enhorabuena por la carrera. Vaya entrada emocionada, si es que... esa es la magia, la magia de correr, me ha encantado.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  31. Hola Risco
    Muchas felicidades por terminar tan dura edición del MAPOMA
    ¡Campeón!

    ResponderEliminar
  32. hola risco,visto lo visto ,fue heroico terminar ayer la carrera,hizo estragos la calor y muchos mejor preparados pagaron caro el esfuerzo.date por muy satisfecho y otra vez será el conseguir mejor marca,felicidades y buen final de carrera ,muy emotivo,un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Risco, esta es la entrada del Mapoma más emotiva que he leído, primero que todo enhorabuena por terminar a pesar de las circunstancias, sabes que te debes sentir orgulloso, en esta edición no valian los tiempos ni nada, era llegar a meta y tu lo conseguiste, eres un campeón y lo sabes.
    Un fuerte abrazo,
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  34. Felicidades y gracias estuvo pero que muy bien ir contigo y esa entrada en meta es muy bonita llegar ya fue un exito.

    ResponderEliminar
  35. Enhorabuena; lo importante es que has terminado elmaratón y que has cumplido un sueño, ya vendrán días mejores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. toda mi admiración Risco, terminar era triunfar en esta maratón, vaya condiciones! ...efectivamente no te ví, pero si ví que la gente a mi alrededor se estaba desinflado y solté la tonteria para animar el cotarro...me dió pena no veros llegar, creía que estabáis todos ya en casa, y probablemente a alguno de vosotros si hubiera estado atenta os habría visto entrar en meta con un par...muy emotivo tu comentario, la verdad es que es realmente emocionante esta carrera, menuda entrada con tu hija y la cantidad de cosas que te aporta el simple hecho de correr, no lo dejaremos

    ResponderEliminar
  37. Pues me ha encantado esta entrada, qué te voy a decir. El detalle de tu niña ha sido muy lindo. Como hija que comparte carreras con su padre, de verdad espero que un día puedas vivir esa experiencia. No tiene precio.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

¿ERES UN ROBOT?
La verdad, molaría un montón. No sé, Bender, C3PO o el Asimo ese que parece gilipollas. Si eres un robot deja un comentario.
Si eres de esos que corren pues también. Eso sí, repite en alto FIRULILLO y TISSAPONDRIO