Seguidores

jueves, 29 de abril de 2010

Los efectos del calor en el corredor

La verdad es que no pensaba poner esta gráfica, pero leyendo vuestras crónicas y entradas posteriores, me he dado cuenta que es una muy buena demostración de lo que pasó en mi cuerpo y en el de muchos. Recomiendo que esta entrada la leáis conjuntamente con la de Gonzalo.

Como ya sabéis, soy un aficionado a los números, estadísticas y cachivaches varios.
Así que decidí correr el Mapoma con el equipo completo de pulsómetro, GPS y podómetro.
Con el podómetro conseguí medir todos y cada uno de los kilómetros exactamente, a pesar de los edificios e inhibidores, pero eso ya lo contaré otro día.

Está primera gráfica es la de control (como siempre si pinchas se amplía).
Así funcionaba mi cuerpo el domingo anterior a la carrera a ritmo de maratón (5´15´´).
Las pulsaciones medias eran 154. La gráfica de pulsaciones coincide exactamente con la del terreno. Si hay una cuesta sube un poco y si el terreno es favorable baja.


Y esta es la gráfica del Mapoma.
Se pueden sacar algunas conclusiones.

a) Durante los primeros kilómetros el corazón sube ligeramente las pulsaciones normales (4-6)
En el momento de la carrera, con todas sus emociones, no me di ni cuenta de eso.

b) A partir del kilómetro 15 las pulsaciones vuelven a subir. Como comenta Gonzalo el corazón está enviando más sangre a la piel para enfriarla. Tampoco noté nada especial. Probablemente por el subidón que suponía pasar por Gran vía, Sol...
Algo que me llama la atención es que las pulsaciones dejan de ser paralelas a la gráfica del terreno. El esfuerzo de enfriar el cuerpo empieza a pasar factura.

c) Hasta el kilómetro 25 he conseguido mantener el ritmo. Aquí, a la entrada de la CDC te das cuenta de que algo no va bien. Al menos en la carrera. Sinceramente, en las gráficas se ve que el cuerpo estaba avisando desde las salida y gritándolo desde el 15.
Subo el ritmo a 5´30 y a veces a 5´40. La gráfica de pulsaciones ya no baja ni disminuyendo el ritmo.
La gráfica verde es la de longitud de zancada. Hasta ese momento se ha mantenido constante.
Pero los músculos se acortan al no estar recibiendo el aporte necesario. La cadencia no baja pero disminuye la longitud. Y rápido.

d) Tras la salida de la casa de campo se sube una cuesta muy pronuciada.
Llega un momento en que las pulsaciones no bajan ni yendo a 6´30´´.
En ese kilómetro, el 33, decidí pararme. Hasta entonces no había notado los problemas musculares. Los calambres aparecieron inmediatamente.

Espero que os haya gustado. Durante el rodaje de esta película no se ha dañado a ningún animal.

24 comentarios:

  1. Perfecta demostración de lo que nos ha pasado, mis mediciones son mucho mas modestas, pero si observaba en el paso de la CdC que mis pulsaciones no se correspondían con el ritmo que llevaba, estaba como 20/30 pulsaciones por encima de lo que correspondía.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Se parece mucho a la mía... yo me obligaba a no ir en la zona roja, y para ello, tenía que bajar el ritmo a 6-7m/km... chungo...

    ResponderEliminar
  3. Muy interesamte. Habría que hacer más comparativas con otras tiradas largas y con cuestas. El análisis de Gonzalo y tuyo del flujo de sangre a la piel probablemente sea correcto, pero también habría que saber algo de la fluidez de la sangre (cosa que Jack Daniels cita en su libro) y que supongo sólo se verificaría con un análisis en el momento.

    Me come la curiosidad por ver lo que el GPS dijo. No tardes.

    ResponderEliminar
  4. Risco, muy interesante de verdad. Es curiosísimo que sabemos ahora lo que aguanta el cuerpo sin bajar el ritmo en condiciones de calor fuerte: 26 kms. Cuando entrenamos con calor y nos toca titrada larga, ese día no solemos pasar de 21-22 kms porque notamos que al final vamos mal. La verdad es que las gráficas son claritas: se van acelerando las pulsaciones porque el cuerpo necesita bombear más sangre para que cubra las necesidades musculares y las necesidades de refrigeración en la piel, pero esto no aguanta demasiado. No es tanto un problema de deshidratación, sino de elevación de la temperatura corporal en el que acabas reduciendo el ritmo porque tus piernas no tiran más y con calambres. Cuanto aprende uno, fantástico. Solución para la próxima: controlar ritmos, beber mucho más e ir mojándose constántemente para que no nos suba la temperatura del cuerpo que es demoledor.

    PD: Si no te gusta la foto que puse en el blog, si quieres le doy la vuelta con el photoshop y que el tí venga corriendo en dirección contraria. Dime algo.

    ResponderEliminar
  5. Si es que algunos váis demasiado calientes.

    ResponderEliminar
  6. Viendo ahora con más detalle la gráfica, impresiona ver como del km 16 al 22 estás ya en zona roja todo el rato, y bajando cuestas las pulsaciones no bajan. Y luego del 22 al 32, las pulsaciones se hacen constantes en esa zona, bajas zancada, mantienes ritmo sufriendo... claro, a ese pulso, es imposible sostenerse 10km más...

    Esta noche en casa miro la mía, pero ya te digo que se parece muchísimo, desde el km 13-14, yo seguía bien de sensaciones pero mis pulsaciones no... y desde el 18 ya a parar y andar porque no podía más...

    Conclusión personal: cuidado con la zona roja en una maratón...

    ResponderEliminar
  7. Gracias por la entrada Risco. Buenísima. Es para cogerla junto a la de Gonzalo y dejarlo como toda una lección de fisiología.

    Sin duda es lo que nos pasó a todos. Incluso los que aparentemente no petamos vivimos las mismas sensaciones y la cosa se complicó de la misma manera, sólo que afortunadamente en menor medida.

    A mi me salvó mi amigo Javi, que me insistía continuamente en echarme agua por encima. Normalmente no me gusta sentir como mi cuerpo se enfría al caer el agua, pero iba tan agobiado con el calor que le hice caso y eso es lo que me salvó del colapso.

    Creo que ante esas circunstancias, como tan bien decís, es vital la refrigeración exterior. Sobre todo porque la interior, beber y beber, por más que lo hacíamos el cuerpo ya no asimilaba más.

    Gracias. Hemos aprendido muchísimo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Hola, me llamo Enrique, del la Asociación Deportiva Los Trotanoches de Guadix, sigo tu blog y me parece muy interesante, pero especialmente esta entrada, porque veo que resunme las penas que mis compañeros Trotanoches han pasado en Madrid.
    Pido tu consentimienteo, para poner en nuestro blog, el enlace de tu entrada, si no te parece mal.
    Por si te interesa, nuestro blog :http://lostrotanochesguadix.blogspot.com/
    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Interesante estudio Risco... Entre otras cosas por eso no entreno con pulsómetro, es un instrumento que me supera, prefiero guiarme por mis sensaciones:P

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Enrique,
    Pon la entrada donde quieras.
    Gonzalo,
    Si ese tio se da la vuelta os mato a él y a ti.

    ResponderEliminar
  11. Risco, gracias
    Esto es lo que he puesto, si algo no te agrada, me lo dices.
    http://lostrotanochesguadix.blogspot.com/2010/04/los-efectos-del-calor-en-el-corredor.html

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante! Supongo que en las carreras las pulsaciones siempre suben un poco más de lo que se hace en un rodaje por la emoción, pero en la gráfica se ve claramente como a partir del 16 la cosa no pinta bien. Creo que la gráfica es una imagen muy clara de lo que sucedió a mucha gente el domingo pasado.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  13. Está claro lo que nos pasó!

    Lo he comprobado con las mias y me pasa lo mismo con el tema del pulso... no baja ni de coña!

    El año que viene habrá que hacer una kedada a las 12:00 de la mañana para correr con sol y no llevar ni gota de agua. Para ir acostumbrando el cuerpo...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Blandos que soís unos blandos. los reyes del blandiblu.
    A ver.....................
    Abebe Bikila, se presenta en Roma en el año 60 DESCALZO y no solo gana, hace marca mundial 2:15 con dos c..........
    En los siguientes juegos en Tokio, se presenta solo SEIS SEMANAS DESPUES de haberle operado de apendicitis, volvio a ganar y se marco un 2:12 con dos eggs también, claro que hay que decir que allí corrió con zapatillas, así cualquiera.
    No está confirmado pero creo que corrió sin Garmin, podómetro, pulsómetro, ni tampoco GPS.
    Un abrazo a todos (y que no se me enfade nadie eh?)

    ResponderEliminar
  15. Muy gráfico y muy instructivo, yo soy defensor a ultranza de las esponjas con agua fría en carreras con calor, además de refrescar la piel, apartan el sudor y dejan los poros libres, sobre todo en la cabeza. Los que usamos pulsómetro vemos su utilidad sobre todo al analizar los datos posteriores, yo en carrera no suelo mirarlo. Gran entrada. Saludos

    ResponderEliminar
  16. Vamos a tener que hacer un calendario de entrenos durante los meses de Julio y Agosto 5 días a la semana para rodar no menos de 15 kilómetros recien comidos y a las 4 de la tarde para ir acostumbrando a la maquinaria, el año que viene Mapoma se caga.

    Muy buena entrada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Y Risco, después de todo eso, ¿cuánto pesa el cerdo ahora?.
    En serio, es impresionante tu estudio de la situación, creo que cada vez me voy a ponerme menos el reloj, austan tantas gráficas.
    Al cuerpo se le puede acostrumbrar, así que mediados de julio, 3 de la tarde, casa de campo, series en la cuesta del transformador, eso sí llevarse agua.
    Echarse botellas de agua por la cabeza, fundamental.
    Bss.

    ResponderEliminar
  18. No le déis más vueltas, correr un maratón por encima de los 20º tiene estas cosas. Ahora lo que hay que hacer para la próxima es recordarlo, que luego llega otro día como el del domingo y no lo tenemos en cuenta, y revisar a la baja los objetivos.

    ResponderEliminar
  19. Como ya comenté en otras entradas el mapoma con calor es criminal para los que vamos a mas de tres horas.Lo mismo me paso hace años y ya no he vuelto a correr otro,quizas el que viene.

    ResponderEliminar
  20. Buena entrada Risco,muy interesante.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Muy interesante. La verdad es que el calor es un factor muy puteante en esto de correr, a mi me mata y si no vente a Sevilla a correr... jejej

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  22. Es impresionante
    Pero estoy pensando ¿cómo prevenir esto? Es muy curioso, en los días previos en los blogs apena se hablaba de la meteorología más que de pasada, y nadie cayó en esto. Sin duda hay pocas experiencias de correr maratones con esta temperatura, seguro que ahora es otra variable a mirar con lupa. Pero nadie cayó a la hora de diseñar su estrategia. Curioso.

    ResponderEliminar
  23. Hola Risco...!! A vueltas con el calor, eh...?? Nuestro cuerpo reacciona a las altas temperaturas y al esfuerzo continuado de una forma característica. Cada persona lo asimila de un modo diferente a pesar de que el mecanismo siempre es el mismo.Podemos intentar paliar los efectos del calor en nuestro organismo bebiendo agua, protegiéndonos de los rayos del Sol, controlando el esfuerzo, etc. Pero eso no resuelve el problema de base. Es decir, tu propia capacidad para asimilar los efectos del Sol.. Ante eso poco se puede hacer. Intentar habituarte fisiológicamente poco a poco y sobre todo tener fuerza mental para soportar el desgaste continuado... Y por cierto: que sea la primera y la última vez que me tienes en el punto de mira en un Maratón y no me pegas un grito...!! Me hubiera encantado empujarte un poco...!!!

    ResponderEliminar
  24. Si es que para eso sirve tantos cacharritos
    para ver estos graficos y reflexionar sobre las cosas
    así se aprende mejor!

    ResponderEliminar

¿ERES UN ROBOT?
La verdad, molaría un montón. No sé, Bender, C3PO o el Asimo ese que parece gilipollas. Si eres un robot deja un comentario.
Si eres de esos que corren pues también. Eso sí, repite en alto FIRULILLO y TISSAPONDRIO