Seguidores

jueves, 28 de abril de 2011

Vuelta y vuelta

Compañeros,

Dentro de las obligaciones del corredor blogero está la de volver después de una maratón y además contarlo.
No sin cierto retraso os cuento que he vuelto a correr.

Todo sigue en su sitio. De hecho algunas cosas han crecido. Eso es debido a que correr maratones me da hambre. He pasado una semana en Galicia y me he comido todo lo que había en las rocas menos un turista japonés y una gaviota.

Recordándome a mi mismo que casi fue capaz de correr 35 kilómetros a 5´15 sin esfuerzo he obligado al gordo a correr a ritmos próximos a 5. Lo he hecho durante cinco kilómetros a 5´03 más dos de calentamiento y dos de enfriamiento.

Dentro de las obligaciones del corredor bloguero está la de asistir a las quedadas de corredores como las que organiza Rafa. Es más, sobre todo las que organiza Rafa, que son muy apañadas. Rafa, el de Canalillo Garden, ese corredor que hace 3h 37´ en Mapoma y pone la misma cara de esfuerzo que el que pasea por la playa.
 

lunes, 18 de abril de 2011

Mapoma 2011. Una pequeña crónica.

Como muchos de vosotros, tengo con Mapoma una relación de amor-odio.

Si para correr no estoy bien diseñado la cosa se pone peor cuando se trata de correr 42 kilómetros acabando cuesta arriba y al sol.
Así que ayer, la vieja traidora y yo, nos disputábamos el desempate tras seis encuentros anteriores donde ella ganó tres veces y yo otras tantas.

En estos años yo me he hecho mayor y ella pequeña. Como a los dos nos duele no le diré que cada vez tiene menos animación, menos detalles y menos imaginación. Como ella no habla no me dirá lo que ya no tengo pero seguro que me la guarda.

No podía perder. El viejo perro le ganó la partida a la hembra de la especie sabiendo en todo momento que había tras cada curva y a que ritmo había que correrla. Salí con mi compañero Rafa corriendo entre 5´ y 5´ 10 hasta llegar a la casa de campo. Allí noté que el ritmo de cinco treinta en la subida del lago era ligeramente más rápido de lo que debía. Y le pedí que se fuera. Hay peleas que es mejor ganarlas solo. Y allí intentó darme con todo, pero era lo de siempre, nada nuevo.

Durante cinco kilómetros estuve a cincuenta metros de Rafa y eso me daba moral. Tanta que estuve a punto de cometer el error de sprintar y reunirme con el. Hubiera sido un error. El dolor de piernas a partir del treinta y cinco de volvió difícil de aguantar y me fui a seis el kilómetro. Pero era tarde para Mapoma. Otros años me tuve que arrastrar casi quince insoportables kilómetros. Hacer siete a ese ritmo no fue más que una broma. Sabía que no me pararía (salvo en los avituallamientos para no empaparme con el dichoso vasito de isotónica). En el camino final saludé a muchos amigos (gracias por la foto Javier).Y entré en 3H 51´11´´ de la mano de mi hija. Menos emoción, más control. Y es que antes de la carrera le dije a Rafa que iba a hacer 3h 50´.

En mi día de recuperación me encuentro con ganas de seguir corriendo esta temporada. La sensación es de no estar al final. Ni me has tocado.

miércoles, 13 de abril de 2011

lunes, 11 de abril de 2011

Calor. Aquí vamos.

Último entrenamiento "largo". Esta vez de sólo 15 kilómetros. La idea era intentar correr con el máximo calor posible así que me salí a las cinco de la tarde para probar todo el equipamiento de la carrera.

El año pasado, tras el desastre, estuve probando las distintas opciones para el calor. Las que mejor me funcionaron fueron el pañuelo que mojaré en los avituallamientos y la protección solar casi total.

No es que acompañase mucho el calor porque estaba a 23 grados pero ya que fui por el circuito que menos me gusta y con el sol en lo alto lo daré por bueno.
Como me prometí a mi mismo el año pasado si hace calor saldré muy tranquilo.

jueves, 7 de abril de 2011

Toc,toc..Toc,toc, Toc.Toc

No hay como llevar el corazón a las carreras para que recuerde cual es su ritmo.
Pulsaciones recuperadas justo a tiempo.
¿O será el pulsímetro?.
¿Ritmo de maratón?. No lo sé. Si hace calor sacaré a la rata del desierto.Animal lento pero seguro.

lunes, 4 de abril de 2011

Media maratón de Madrid. Una crónica

Confesaré que empezaba la semana. Y es que he estado fuera de España y sin posibilidades de correr. Y ya puestos, me salté el entrenamiento del Sábado porque no me iba a ayudar ayer.

Los habituales saben que una enfermedad me hizo caer desde mi mejor estado de forma hasta un punto indeterminado hace un mes. Desde entonces fase ascendente pero sin acercarme todavía a aquellos ritmos.

Y es por eso que decidí que esta carrera la tenía que hacer a tope para coger confianza. El plan B hubiera sido al ritmo del año pasado, un poco más rápido que el ritmo de maratón.

Estuvimos en la quedada saludando a Jan, Jaal, Dani, Rafa el de Soto, Pepemillas, Jaime y a otros que me dejo por mala memoria. Comento con mi compañero de desventuras Rafa que hoy tengo que bajar de 1h 40´para coger confianza. Uno no puede ir a la maratón con una mejor marca del año de 1h 47´(eso sí con fiebre). Justita iba estar la cosa.

Ya que no rápido seré breve. Algo alto de pulsaciones, sufriendo lo justo y controlando como un correrdor experimentado. Un sprint final y al final 1h 39´50´´. Media de 4´43 y aunque lejos de lo que podía hacer en Enero ya más cerca de mi mmp de 1´37 48.
Va a ser que los entrenamientos a 5´40 me salen más por vago que por otra cosa.

Dos semanas para Mapoma. A ver como van las heridas mañana (siempre las hay).