Seguidores

martes, 5 de julio de 2011

Plan. Capitulo 2. The cow revenge

Espoleada por los -amables- comentarios de sus amigos, la vaca que ríe ha salido disparada, a pesar de los 31 grados, al insospechado ritmo de 5´44´´ el kilómetro.

¿Qué dicen ahora los de los 5´50´´?. El club de fans del chandal del carrefour tiene que bajar la cabeza ante el insospechado alarde. Eso sí, hubo que pagar el peaje de unas pulsaciones de 151, que son tres más que ayer. Si es que me pierden la adrenalina y la velocidad.

Pude soportar las brutales sensaciones gracias al libro que iba leyendo. En este caso la caída de Hyperion.

Mañana descanso en el plan que ya van tres días seguidos. Seguiremos informando.

10 comentarios:

  1. Lo ves, lo comentabamos esta mañana, viento en popa.

    ResponderEliminar
  2. Y pasado a seguir mejorando ese ritmo

    ResponderEliminar
  3. Cuando los padres de Regina Mayer se negaron a comprarle un caballo, la inventiva quinceañera no se enfadó ni se encerró en su cuarto. En cambio, recurrió a una vaca llamada Luna para hacer realidad sus sueños de amazona.

    Horas de entrenamiento y toneladas de golosinas, ruegos y caricias obtuvieron resultados impresionantes: Regina no sólo cabalga durante horas por los campos pintorescos del sur de Alemania sino que hace saltar a Luna sobre una valla improvisada con cajones de cerveza y troncos pintados. “Ella cree que es un caballo”, dijo la rubia Regina recientemente, montada sobre la vaca blanca y café que pastaba impasiblemente.

    Todo comenzó hace dos años, poco después del nacimiento de Luna en la propiedad de los Mayer en Laufen, una aldea cercana a la frontera con Austria. Para empezar, le colocaba unas riendas y la llevaba a pasear. Poco a poco, Regina acostumbró a su vaca al contacto humano y a los aperos de equitación.

    A los seis meses, llegó el momento de ver cómo reaccionaría Luna al peso de un jinete. Mayer se sentó en la montura y todo anduvo bien… al comienzo. “Se portaba bien y caminaba normalmente”, dijo Regina, ataviada con su equipo de equitación. “Pero después de unos metros quiso que desmontara. Era evidente que estaba enojada”.

    Luna y Regina se han convertido en amigas íntimas. Pasan juntas la mayoría de las tardes cuando la adolescente, que aspira a estudiar enfermería, regresa de la escuela. La rutina incluye cepillar y mimar a la vaca, ensayar saltos y cabalgar durante una hora. Es mucho trabajo, “pero lo disfruto”, dijo Regina.

    ResponderEliminar
  4. Animo Risco estamos aqui contigo, hasta que te pongas al dia , que sera muy pronto,saludos

    ResponderEliminar
  5. Dale caña, pero tambien deja descansar al cuerpo...3 dias seguidos es mucho...Piensa en otras vacas, piensa en las de Kobe...Cuidalas y daran la mejor carne.

    ResponderEliminar
  6. La semana pasada estuve en Carrefour y no tenían chandal de tactel.
    Ponte las pilas antes de vacaciones.

    ResponderEliminar
  7. Nada mejor que una carrerita para concentrarse en la lectura.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hostis, 5,44....que pasada ;)

    Muy bien, chandalero, dentro de poco te pasas al algodón...

    ResponderEliminar
  9. Vamos, que poco a poco vas bajando esos minutos, eH, y con chandal, ya veras cuando te pongas pantalon corto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

¿ERES UN ROBOT?
La verdad, molaría un montón. No sé, Bender, C3PO o el Asimo ese que parece gilipollas. Si eres un robot deja un comentario.
Si eres de esos que corren pues también. Eso sí, repite en alto FIRULILLO y TISSAPONDRIO