Seguidores

miércoles, 25 de abril de 2012

Mi París Maratón.

 Llegué pronto y hacía frío. Decidido, me colé en el cajón de los que querían llegar a 3h 30. Gente famélica con pinta de comer poco y correr mucho. Bueno, no todos. Alguno de los cuerpos allí encerrados sólo pueden estar propulsados por el miedo. Si no es imposible.
No es que creyese que pudiese correr en ese tiempo pero últimamente  sólo corría a cinco. A cinco, a cinco, a cinco...

Así salgo, Y en el cinco paso a cinco (uno). Coger el ritmo, poner el piloto automático y ser pasajero de mi propio cuerpo. Estrategia habitual en mis carreras: Si alguna vez me reconoces y sabes a que ritmo voy, que sepas que soy como un metrónomo. Sólo que al final palmo.

En el diez paso a cinco (dos). Voy bien pero me meten en un parque. No me gustan los parques. Están llenos de gente de mal vivir. Dejo de mirar el reloj. Me agobia.

En el quince sigo en el parque. Todo es igual. Mira, coño, un árbol. Mierdaparque.
Paso a cinco (tres). Me como un platano. Recuerdo que los plátanos llevan algo bueno (creo recordar que era potasio). Como me aburro pienso en plátanos y sus beneficios. Jodío parque.

Salgo del parque y recupero sensaciones. Hay gente que anima a Gisco. Me acerco al veinte donde está colocada mi jefa. No, mi mujer no, mi jefa. Una costumbre que tengo en las maratones es colocar a uno de mis jefes en distintos puntos de la carrera. En mi vida he tenido cuatro jefes y tres han venido a verme sufrir. Sé que les gusta. Lo hago por ellos. En mi vida he corrido siete maratones y en cinco había jefes colocados.

Paso la media a cinco (tres). Hace tiempo que no veo el reloj. No sé si voy rápido o lento. Intento recordar si estas sensaciones son las mismas que en otras maratones. Pienso que empiezo una media. Y ya estará. Me como otro (trozo de) plátano. Los del 20 son más difíciles de tragar.

En el 25 paso a cinco (dos). Si hubiese visto el reloj me hubiese dicho que era el puto amo. No me lo dije. Sólo corría. Y pensaba que en el 27 me esperaban mi mujer y mi hija. Con su paraguas naranja para que las viera. Les doy un beso y sigo... A un tunel donde un día murio una princesa. No hay dragón pero está caliente y cuesta respirar.

En el 30 creo que voy regular. Paso a cinco (cinco).Y recuerdo mentalmente la historia de la torre de mi izquierda. En este momento tardo un kilómetro en comerme un cuarto de plátano. Y pienso que estoy sólo a tres plátanos de la meta. Doce kilómetros. Lo que suelo correr cuando entreno. Puedo hacerlo.

Pero en el 35 ya estoy muy cansado. Siete son pocos y hay que seguir. Aquí ya paso, sin saberlo, a cinco (nueve). Sufro. Pero es lo que hay. Sólo pienso en correr y llegar. Quiero que se acabe. Nada más.

Y me meten en un parque. Lo sabía, lo esperaba. Pero no hay nadie. Y llega el invitado sorpresa. Noto que mis gemelos están raros. Parece que alguno puede saltar. Y no sé donde quiere llegar si salta. Y en el 37 salta. Me voy al bordillo y los estiro unos segundos. No sé si voy a poder seguir. Pero no pienso caminar. Que quede claro. Y funciona. Sigo más rápido de lo que iba. A unos 5´30´´ que me parecen bien. Pero los gemelos saltarines no pararon allí. Cada vez pasaba menos desde que estiraba hasta que volvía el calambre. No son las piernas. Son todos los músculos que avisan que algo falta. Malditos plátanos. Será porque no eran de Canarias pero me he deshidratado. Demasiada agua y poco isotónica. Tema a investigar y preguntar a mis amigos del blog.

Y así voy. Estirando cada vez más frecuentemente pero siempre corriendo. En el 41,5 veo a mi mujer y mi hija. Está claro que en París no puedes cruzar la meta con los niños.
Veo que no voy a hacer mi marca por menos de un minuto pero no me importa. Está bien. Sólo llegar. Y justo en el cartel del 42 otro tirón muy fuerte. Y me acerco al bordillo y estiro mientras un francés me grita : "Allez Gisco champiñón". No había. Sólo plátanos y no funcionaron. Y sigo, y llego, y no sé si sonrío porque mi cuerpo revienta. Me da un tirón en un brazo, en la espalda y el gemelo busca acomodo fuera de la pierna. Me tiro al suelo en una esquina y una amable asistente me anima a seguir porque más adelante hay comida. Pero no puedo más. Y hace frío a pesar del poncho.
Siempre me pasa igual. Tarde lo que tarde siempre acabo peor que mis compañeros. Pero aquí hace más frío. Tarde casi una hora en recuperarme y salir de aquel corral. Y porque alguien rompió la valla. Si no seguiría allí. En el fondo estoy contento. Tengo ganas de seguir corriendo. Otro día.








31 comentarios:

  1. Buena crónica...lástima que los plátanos no fueran de Canarias porque si lo hubieran sido la MMP la tenías en el bote

    saludos

    ResponderEliminar
  2. De mantener el cinco hubiese significado terminar en 3.30 y ese fue tu ritmo de referencia en los entrenamientos pero el gemelo si dice que no sigue no se puede hacer otra cosa que bajar el ritmo y llegar como se pueda y se lo que es correr con el gemelo así pues hace dos años a mi me mandó el gemelo derecho a casa en el kilómetro 7. Bien corrido Gisco, en condiciones normales el 3.30 es tuyo.

    ResponderEliminar
  3. Que buena crónica y que buena marca. Lástima platanos.

    ResponderEliminar
  4. Caramba, lamento lo de los gemelos saltarines. La entrada me parece brillante. ¡Me tenías intrigado!

    ResponderEliminar
  5. Ibas bien, para acercarte al 3:30 y con sensación de controlar. Maldito final, no se pueden controlar estas cosas. Se puede controlar no salir más fuerte de lo que debes, que no fue el caso, pero lo de los calambres no es tan sencillo. Beber mucho y mezcalr isotónica. Enhorabuena, una más.

    Lo de los jefes no lo he entendido muy bien.
    ¿para cuándo la próxima?

    ResponderEliminar
  6. q pena lo de los gemelos, qué tiempazo. en casa nos encantó la frase de "corro maratones para preparar maratones". Al de París le hemos puesto la etiquete para el año q viene, ún abrzo

    ResponderEliminar
  7. A mi me pasó algo parecido el domingo, controlando ritmos de lujo hasta el 34, allí primero el derecho y después el izquierdo (los gemelos) empezaron también a brincar y no hubo más remedio que ralentizar. ¿Hidratación? No creo, iba bien hidratado, también llevaba un gel. A lo mejor era cosa de los isotónicos que en carrera tomé pocos porque eran la mayoria en vaso...

    El caso es que tu carrera se planificó de lujo y tienes otra en la saca, me sigues ganando por uno ;-)

    ResponderEliminar
  8. Controlando lo de la bebida hubieras bajado; de todos modos gran carrera Risco

    ResponderEliminar
  9. Muy buena, Gisco. Esto de los calambres hay que solucionarlo para futuros, yo peco mucho en eso. Aun así, Genial tu carrera!!! Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  10. Felicidades, pese a los plátanos no te rendiste. No tomastes geles? a mí me sientan bien y me ayudan. Parece mentira que después de sufrir tanto nos queden ganas de repetir, jeje. A recuperarse y un besazo, lo has hecho genial

    ResponderEliminar
  11. Risco buena carrera la tenías bajo control, con el ritmo muy memorizado. Lo de los parques es real, nos gustan para entrenar pero no para correr.

    Normalmente he sido el rey de los calambres hasta este año, lo que he cambiado ha sido:

    Visista semanal al fisio para tratar mi pata, con un masaje de descarga el miercoles anterior.
    Platanos en el desayuno la última semana.
    Hidratación con agua en cada puesto + isotónico cada 5 km desde el 10.
    2 geles en carrera, kilómetro 15 y 30.

    Posiblemente hayas tenido un problema con falta de isotónico

    ResponderEliminar
  12. ¡uf! creía que no iba a ver crónica que no no digo yo que la entrada del otro día estuviera mal, era práctica y eso, pero no es lo mismo. Tenía ganas de saber qué te había pasado y cómo te había ido la carrera, por ti y por egoismo ¡qué leches! hemos llevado un entrenamiento casi clavado, yo también solo corría últimamente a 5' y alguna vez aspiro coquetear con el 3.30, aunque intuyo que solo puedo correr a ese ritmo hasta el 30. Tomo nota de todo y felicidades una más y yendo de cara y a por todas. La crónica genial y una pena no verte en Madrid.
    Tienes que correr más maratones, solo por las crónicas merece la pena

    ResponderEliminar
  13. Bueno, los plátanos tienen potasio pero no a todo el mundo le cae bien, a mi por ejemplo los plátanos me producen gases y apenas los pruebo en competición, pero vamos, en tu caso sufristes pero llegastes hasta la meta que era lo más importante, felicidades.

    ResponderEliminar
  14. Jajajajaja, de verdad que a pesar de tu último estertor en la línea de meta, y pidiéndote disculpas por delante, ¡me he partido de risa con tu crónica! Que genial el humor con el que lo llevas...

    Además del final, que es digno de libro, me quedo con el párrafo de los jefes. ¡Sublime! xDDD

    Ahora ya un poco más serios, ¡Enhorabuena! Otra más, como dices. Y buen tiempo para ir tan fastidiadillo eh! Abrazos!

    ResponderEliminar
  15. Es lo que tiene la maratón, a partir del 30 empieza la diversión. Todos los músculos inician la fiesta y...a pasarlo bien.

    Te entiendo. Yo, el año pasado, en Barcelona, me estuve 30 minutos mirando el cielo, tumbadito, con fiesta de los gemelos y compañía.
    También salte la valla.

    Pero este año me propuse bajar de las 3 horeas, y conseguí 2h57:38...y además, sobrado.

    Es la maratón.

    ResponderEliminar
  16. Los imponderables, los jodíos imponderables... Yo sudo digamos que abundantemente, y en todos los avituallamientos pillaba algo de agua e isotónico, y no tuve necesidad de evacuar ni en la carrera ni en toda la tarde, pero no tuve problemas de rampas ni nada por el estilo. Los cuerpos, esos grandes desconocidos...Aún así, gran carrera, otra más...

    Un saludo y Enhorabuena

    ResponderEliminar
  17. Genio y figura, buenísima la cronica, igual llevar algo de sal si eres propenso a los calambres, en la maratón de NY, la dan en un par de puestos de hidratación. Bueno otro mas, y a por el siguiente.Saludos.

    ResponderEliminar
  18. A mí no me sienta bien el plátano, ultimamente tomo un gel en el 15 y el 34 y semillas de soja fritas y saladas del Mercadona en el 25 y me va bien. De todas formas la carrera la llevaste perfectamente de ritmo y planteamiento. Y la crónica genial. Felicidades.

    ResponderEliminar
  19. Enhorabuena, para la próxima tendremos que incoporar sales como comentan Miguel y Tomás. Yo no me salte ningún avituallamiento, bebí isotonica y acabe bastante deshidratado.
    Bueno otra mas para seguir aprendiendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Felicidades hiciste una gran carrera, una pena lo de los calambres, y que no hubiese isotónica. Estoy totalmente de acuerdo en lo de los parques, allí vamos todos los días, cuando toca carrera llévanos a otro lado!!!

    ResponderEliminar
  21. Muchas felicidades. Saludos de otro corredor desde conil ( cadiz). ve mi blog

    ResponderEliminar
  22. Felicidades por acabar otra maraton mas y ahora a disfrutar de lo realizado, no?. Comparto contigo lo de los parques, que rollo si no es entrenando.

    Ahora a recuperar y animo

    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Comer plátanos que no son de Canarias ya es un error, pero ¡cuatro!
    Tendrán potasio pero se te ha ido la mano, llegaste con más peso del que tenias en la salida :)

    Una pena que los gemelos no aguantaran a pesar del potasio. Muy buena carrera Risco, enhorabuena de nuevo por este maratón.

    ResponderEliminar
  24. Enhorabuena Risco!! otro maratón más para el cuerpo!! buena crónica como siempre!! una pena que los gemelos te dieran guerra, quizás faltó más hidratación, pero bueno, el maratón ya está terminado y me imagino que feliz!!
    Descansa y disfrútalo!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  25. Enhorabuena! Por el ritmo, por aguantar, por terminar...
    Agradecido por la crónica... tengo anotado París como maratón del 2013!

    ResponderEliminar
  26. ENHORABUENA GISCO !! jajaja... que pena el final... pero lo tienes en otro bajas de 3h30, eso fijo... asi que genial.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Enhorabuena por el maraton.... ahora dale descanso a los gemelos "saltarines"
    un saludo
    Jose
    Viv@ la vida
    jjvicfer.blogspot.com

    ResponderEliminar
  28. Atleta,
    É com muito prazer que anunciamos um acontecimento muito importante: mudamos para um site muito melhor!

    O novo site está mais dinâmico, pratico, continuando a logica da partilhar e informação, entre outras novidades!! E um leque de colaboradores, para servir melhor todos os leitores...

    http://www.aminhacorrida.com/

    ResponderEliminar
  29. Según los que entienden parece ser que si bebes más agua de la cuenta tb te puedes deshidratar por ello. Si bebes mucho, se formna una "bolsa" en el estómago. Hay que beber a sorbos, de poco en poco para que el cuerpo te lo vaya asimilando. Con la isotónica tb, y tb dicen algunos que mezclar agua con isostar va bien, pero tb a sorbos.

    Bueno, ya pasó, ahora a descansar y recuperarte. Enhorabuena, lo terminaste. Espero que los tirones quedaran en nada más. Ánimo.

    ResponderEliminar
  30. ¡Muy buena crónica! Ahora a recuperarse y a por la próxima, vamos, si los gemelos lo permiten.

    ResponderEliminar

¿ERES UN ROBOT?
La verdad, molaría un montón. No sé, Bender, C3PO o el Asimo ese que parece gilipollas. Si eres un robot deja un comentario.
Si eres de esos que corren pues también. Eso sí, repite en alto FIRULILLO y TISSAPONDRIO